LA PÍLDORA DEL DÍA DESPUÉS: TODO LO QUE DEBES SABER

¿Cuándo está indicada la píldora del día después?

La píldora del día después (píldora postcoital) forma parte de los denominados anticonceptivos de emergencia o de urgencia. Está indicada para disminuir el riesgo de embarazo cuando ha habido una relación sexual con penetración y se ha producido un fallo en el anticonceptivo habitual, por ejemplo, la rotura o la retención del preservativo, el olvido de alguna píldora contraceptiva, la expulsión del diafragma o del DIU coincidiendo con el coito o un mal uso de cualquier otro método.

¿Cómo evita el embarazo la píldora del día después?

La píldora del día después actúa sobre la ovulación, evitándola o retrasándola. También parece alterar el movimiento de los espermatozoides dentro del aparato reproductor femenino. Y está en estudio si a nivel endometrial dificulta la anidación, aunque el efecto más claro es sobre la ovulación, retrasándolo o evitándola.

¿Es abortiva la píldora del día después?

La píldora del día después no puede considerarse abortiva como la píldora RU-486 (mifepristona). La píldora del día después tiene un mecanismo de acción diferente, pues actúa antes de la implantación, cuando aún no hay embarazo. De hecho, si la implantación ya se ha producido, la gestación es inevitable aunque se tome la píldora del día después.

No obstante, según algunas corrientes, la píldora del día después puede generar ciertos cambios en el endometrio que inhiban la implantación del óvulo fecundando; es por este motivo por lo que hay personas que la consideran abortiva. Sin embargo, por el momento, no hay evidencia científica de esta acción antiimplantatoria.

¿Cuándo hay que tomar la píldora del día después?

La píldora del día después debe tomarse cuanto antes tras la relación sexual, pues así es más efectiva. Lo ideal es tomarla en las siguientes 24 horas a la relación sexual. Aunque su efecto se prolonga hasta las 72 horas post-relación sexual sin protección, su eficacia va disminuyendo conforme pasa el tiempo.

Si la pastilla del día después se toma dentro de las primeras 24 horas tras la relación sexual sin protección, evita el embarazo en un 95% de los casos. Si se toma entre las 24 y las 48 horas siguientes, su eficacia es del 85%, y cuando se recurre a ella entre las 48 y las 72 horas, la efectividad cae al 58%.

¿Cuál es el principio activo de la píldora del día después?

La mayoría de las píldoras del día después están elaboradas con 1,5 mg de levonorgestrel, un esteroide sintético que imita los efectos de la hormona progesterona. También hay algunas píldoras del día después combinadas, que mezclan progesterona y estrógenos.

 

laPildoraDe1

 

¿Cuántas dosis hay que tomar de la píldora del día después?

Con una sola dosis de la píldora del día después (si esta contiene 1,5 mg de levonorgestrel) es suficiente. En el caso de que el fármaco se presente con dos comprimidos de 0,75 mg de levonorgestrel, se tomarían los dos juntos en una única toma o bien primero uno y luego el otro, a las 12 horas.

¿Puede usarse la píldora del día después como anticonceptivo habitual?

No, la píldora del día después no debe utilizarse como anticonceptivo habitual, sino únicamente en situaciones de emergencia en las que haya habido un coito sin protección y haya fallado el anticonceptivo o no se hayan tomado medidas para evitar el embarazo.

La eficacia máxima de la píldora del día después es del 95%, inferior a la que ofrece el preservativo u otros métodos anticonceptivos, por lo que se aconseja adoptar una fórmula anticonceptiva habitual en lugar de recurrir a la de emergencia.

¿Qué es la píldora de los cinco días después?

La píldora de los cinco días después está elaborada a base de acetato de ulipristal, un modulador selectivo de los receptores de la progesterona. También dificulta el embarazo, pero tiene un plazo de acción mayor que la píldora del día después, ya que puede tomarse hasta cinco días más tarde (120 horas) de la relación sexual de riesgo. Su efecto es anovulatorio, como el de la píldora postcoital, pero hay autores que señalan también un efecto antiimplantatorio. Esta píldora actúa en la fase preovulatoria tardía, cuando la ovulación va a producirse en uno o dos días.

 

A QUE SE REFIERE SER NARCISISTA

El narcisismo es una enfermedad psicológica individual y cultural cuyas víctimas, más que los propios afectados, son las personas que se relacionan con ellos.

En lo individual, el narcisismo es un trastorno de la personalidad caracterizado por una dedicación desmesurada a la imagen que la persona crea de sí misma. Al narcisista le preocupa su apariencia y lo que de ella se deriva: ser el más admirado, poderoso o deseado; ser el centro de atención. Tiende a ser seductor y manipulador.

Se muestra soberbio, arrogante, vanidoso, engreído, cínico y desdeñoso. Su enorme ego le lleva a ser egoísta. Ensimismado e incapaz de amar, vive preso en la jaula de sus sentimientos de grandiosidad, que le aíslan de la relación auténtica, íntima y humana. Carece de la empatía necesaria para sentir con los demás, para compartir el dolor y el sufrimiento de otros seres humanos.

La opinión discrepante, la crítica o la llamada a que asuma su responsabilidad ante la crisis generada por su acción insensata no la acepta, y puede provocar represalias: desde la exclusión hasta la violencia física hacia aquel que lo confronta.

La prepotencia y la arrogancia, síntomas de la personalidad narcisista, unidas a una apariencia de gran seguridad e invulnerabilidad, han generado a lo largo de la historia sujetos que en el ejercicio del poder han demolido su entorno discrepante desde la tiranía y el despotismo.

Hitler, Stalin, Franco, Mussolini, Pinochet, Videla, Pol Pot, Mao Zedong, Karadzic, son algunos ejemplos de narcisismo en la historia.

También se puede hablar de organizaciones o incluso de sociedades narcisistas. En definitiva, el narcisismo es una enfermedad psicológica de la que podemos ser víctimas indirectas y muy sufridas en lo individual y en lo colectivo.

La prevención es la mejor vacuna, que viene de la información sobre el proceder del narcisista para evitar ser arrastrados por ellos. A los narcisistas la opción que les queda es ponerse en manos de un buen psicoterapeuta aunque conseguir esto es muy difícil.