¡DETENGAMOS LA OBESIDAD!

El grave problema de la obesidad infantil no se detiene, México ha pasado a tomar el lugar número uno en obesidad.

Lo cual hace que muchos padres se hayan acostumbrado a que sus hijos tengan sobrepeso.

¿Cuál es la causa?

Hay razones indiscutibles como que la comida chatarra o basura haya desplazado paulatinamente a la comida tradicional, el sedentarismo y la contundente falta de motivación para para hacer ejercicio.

A pesar de que nuestra cocina mexicana se caracteriza por tener gran variedad de platillos e ingredientes con un grado nutritivo sobresaliente, el problema de sobrepeso no se ha podido controlar, ello pone de manifiesto primero, la incapacidad del gobierno para atender con eficacia esta grave situación y, segundo la imperiosa necesidad de promover dietas saludables, buenos hábitos en la alimentación, desde muy temprana edad, pero sobre todo la conciencia de que entre mejor comamos más sanos estaremos en la edad adulta y en la vejez.

 

detengamos1

 

¿cómo ayudar a vencer este problema?

Ante la pregunta, estos son algunos consejos:

• Hacer de todos el problema

Los cambios en el estilo de vida deben ser para todos, no hay peor cosa que ser incongruentes, señalar a alguien que coma bien cuando el que lo dice no lo hace no surte efecto, se debe predicar con el ejemplo.

Las compras que se hagan de lo que se va a comer, deben ser para todos, comer lo mismo en familia anima  seguir el ejemplo.

• Evitar tentaciones

Evitar tener en casa pasteles, dulces, chocolate, frituras, galletas, refrescos y todo aquello que incluya carbohidratos o alimentos de pocos nutrientes y sean una tentación entre comidas. Quizá no eliminarlos, solo ¡Reducirlos!

Cabe recordar que todo es bueno si se toma en su justa medida, abusar indiscriminadamente es malo, pero prohibir algo genera ansiedad y entonces podrían desatarse muchos otros problemas de salud.

 

detengaos3

 

• Comer de manera saludable

Comer saludablemente no es solo la comida (huevo, leche, carne, pescado, vegetales, frutas), incluye el ritual que debiera acompañarla siempre, es decir, hacerlo en armonía, dedicar el espacio solo a ello, masticar adecuadamente, hacerlo en un estado de calma, tener la mente dispuesta para ello y no pensar en cosas desastrosas o negativas en ese momento, en resumen comer en paz.

Limitar el consumo de algunos alimentos que se han vuelto parte de la dieta diaria, pero que ningún nutriente aporta a la salud las bebidas azucaradas, por ejemplo, que además de engordar sacian temporalmente, no se debe perder de vista que cerca del 30% del azúcar en las dietas proviene de los refrescos, néctares, jarabes, bebidas energéticas y jugos.

detengamos4

 

La muerte blanca como se le llama al azúcar, es causante de casi todos los males de la boca; el consumo de la sal también hay que reducirla, pues es causa de más daños que beneficios para el organismo.

El consumo de vegetales crudos resolvería muchas cuestiones de salud. Los nutriólogos coinciden en que se hagan 5 comidas al día, 3 de ella son fuertes y dos colaciones, todo es aprovechable por el organismo, el problema radica en que no hay moderación en lo que comemos, ni en porciones, ni horarios, ni combinaciones.

 

detengamos2

 

• Ejercicio, ejercicio y más ejercicio

Para estar saludable se requiere de un equilibrio (armonía entre diversas cosas), pero ese equilibrio solo se logra reuniendo elementos importantes para la vida, una de ellas es el deporte. El ejercicio es primordial para un estilo de vida saludable.

Debido a la situación de obesidad que padece este país, es que se ha hecho hincapié en un tema que siempre debió ser importante, pues hoy el costo de estar sano es muy alto para autoridades y gente.

 

detengamos5

Hacer ejercicio de manera regular ayuda a:

1. Prevenir enfermedades.

2. Controlar el sobrepeso.

3. Eliminar la grasa corporal.

4. Fortalecer los huesos.

5. Aumentar la densidad ósea

6. Mejorar la resistencia.

7. Maduración del sistema nervioso motor.

8. Aumentar las destrezas motrices.

9. Mejora el estado de ánimo.

10. Reducir los niveles de estrés.

11. Reducir la ansiedad.

12. Reducir depresión.

13. Liberar endorfinas.

14. Ser felices.

15. Tener  más energía.

16. Controlar el apetito.

17. Mantener el peso ideal.

18. Mantener una mente sana.

19. Tener tranquilidad.

Mente sana en cuerpo sano.

• El tamaño sí importa

El tamaño de las porciones que comemos sí importa, las directrices oficiales que establezcan la cantidad precisa que se debe comer, no existen, por ello para algunos médicos es más fácil decir que el tamaño de la porción debe corresponder al tamaño del puño cerrado de la persona, un poco incierta esta medida, pero puede funcionar para mucha gente. En niños de igual modo equivale a su puño cerrado.

Una forma que puede ayudar a medir la cantidad de comida que se va a ingerir es usar platos, tazones y vasos pequeños, así se tendrá la sensación de comer todo lo del plato, pero serán porciones pequeñas.

Distraerse y no saber cuánto se come puede tener un precio alto porque el sobrepeso u obesidad puede originar el riesgo de padecer otras enfermedades como hipertensión, colesterol alto, diabetes tipo 2, problemas óseos y articulares, problemas respiratorios y del sueño e, incluso, depresión, que con el tiempo se convertirán en enfermedades del corazón, insuficiencia cardíaca y accidentes cerebrovasculares.

Toma aproximadamente 15 minutos para que el estómago mande una señal al cerebro de que ya no hay apetito, no esperar esa señal y dejar de comer desde antes proporciona al organismo un estado positivo, de bienestar.

 

detengamos6

 

• Reconocer la finalidad

Esta sociedad ha estigmatizado a la gente con sobrepeso u obesidad, y parece ser que hoy lo externo importa más que lo interno, que el cuerpo importa más que la salud, pero cada quien debe reconocer la finalidad de querer cuidarse… Algunos dirán que para verse mejor otros buscarán la salud y el bienestar.

Equilibrar los hábitos alimenticios es una buena herramienta para la autoestima, pero no hay que olvidar que la obesidad y sus consecuencias cobran vidas todos los días, puede ser que la motivación sea verse bien, no padecer por la talla de la ropa, o quizá encontrar novio más fácilmente, pero comer bien va mucho más allá, es tapar el paso a la diabetes, a los infartos, a los altos niveles de colesterol o a la insuficiencia renal.

Es vital poner atención a la comida, masticar bien, disfrutar el aroma y el sabor de los alimentos, comer despacio, hacer un verdadero ritual de lo que para muchos es el momento más esperado del día.

detengamos7

0 comentarios

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *