CUIDADO BUCAL DURANTE EL EMBARAZO

 ¿Debe ser diferente?

El embarazo suele ser una de las etapas más bellas en la vida de una mujer, sin embargo, para ser honestos, también es un poco enredosa y confusa en cuestión de cuidados personales –más si la futura madre es primeriza en esos menesteres– ¿Por qué lo expresamos?

embarazo1La tía Lupita te dice: no comas esto, no hagas aquello, hazlo de este modo; la abuela te recomienda cómo no dañar al bebé, que es bueno, que se acostumbra; y por otro lado tu madre asevera lo contrario, y tu amiga niega lo anterior, pero en internet lees que la ciencia dice lo opuesto; entonces entras a la eterna batalla entre lo científico y lo empírico, lo cultural y lo tradicional, incluso hasta la superstición en la que no creías se vuelve un “por si las moscas” ¡Qué locura!

Y es que, durante el embarazo la mujer vive una serie de cambios orgánicos y de conducta, que varían entre una y otra persona; incluso entre dos gestaciones diferentes de una misma madre, la vivencia suele ser desemejante.

En el cuidado dental pasa lo mismo y para colmo muchas madres coinciden en que este tema es poco tocado en su entorno, por ello no se cuidan correctamente y las consecuencias no suelen ser muy satisfactorias para ellas, esta razón les presentamos lo que busca ser un punto de común acuerdo entre la ciencia y las creencias de la tía Lupita, la abuela, la madre, la amiga, internet, –y todos los ‘consejeros’ del embarazo–, con respecto al cuidad bucal en esta etapa de la vida.

VISITAR AL ODONTÓLOGO

Como dice el dicho ‘zapatero a tus zapatos’, así que es de suma importancia, escuchar a la tía Encarnación, pero además de nuestro control médico habitual en el embarazo, también acudir al odontólogo.

El embarazo puede provocar un mayor riesgo de caries y de enfermedades en las encías, así que es ideal que el odontólogo indique si hay alguna patología para realizar el tratamiento necesario.

FALSAS CREENCIAS

Es de suma importancia que durante el embarazo se mantenga una correcta higiene oral, acompañada de una dieta equilibrada.

También hay que saber que –contrariamente a lo que dice la tía Encarnación–, el bebé no toma el calcio de los dientes de su madre, sino que lo obtiene por medio de la dieta o de los huesos de su mamá.

Por otro lado, la tía abuela Chuchita tampoco tiene razón al decir que “cada embarazo le costó un diente”. La caries se origina por un descuido en la higiene bucal que provoca la acumulación de placa bacteriana. Embarazada o no, las bacterias utilizan el azúcar impregnado en los dientes, para producir ácidos que afectan el esmalte de los mismos, eso provoca caries.

También hay otras causas del deterioro dental en el embarazo, enfatizado por un mal cuidado y son los cambios en la dieta. Con el crecimiento del abdomen la mujer come pequeñas cantidades de alimento más seguido, porque se sacia más fácilmente, pero el hambre regresa. Entonces es común que se recurra a alimentos dulces, pegajosos, refrescos, o lo que esté ‘a la mano’; y esos productos son los que más afectan los dientes.

 

Las náuseas y vómitos son muy comunes durante el embarazo. Entre el 75 y 80 por ciento de las mujeres experimentan estos síntomas, fundamentalmente limitados al primer trimestre de gestación. Una forma severa de este cuadro es la hiperémesis gravídica que afecta al 2 por ciento de las mujeres embarazadas, lo que puede generar una importante erosión del esmalte dentario. (Juan Carlos Llodra Calvo, Profesor de Odontología Preventiva y Comunitaria de la Universidad de Granada).

 

embarazo2Los vómitos o reflujo, asociados al embarazo también pueden erosionar el esmalte del diente y hacerlo más susceptible.

DOLOR DE ENCíAS

Durante el embarazo, ocurren cambios hormonales, que infortunadamente también favorecen la aparición de gingivitis, que es la inflamación y enrojecimiento de las encías.

 

embarazo3

 

Generalmente aparecen cerca de las cuatro semanas de embarazo; en algunos casos desaparece, pero en otros, progresa hasta el octavo mes, para ausentarse por completo tras el parto.

Existen algunas mujeres que pueden presentar algún granuloma, que es una lesión abultada ubicada en la encía, que tiende a sangrar, pero en la mayoría de los casos desaparece después del nacimiento del bebe.

Estas molestias en las encías ocasionadas por los cambios hormonales, no se pueden controlar pero sí podemos apoyar su control con una correcta higiene y con la supervisión de nuestro odontólogo.

embarazo4¿TRATAMIENTO DENTAL?

A diferencia de lo que la abuela opina, sobre lo peligrosos que son todos los tratamientos dentales en el embarazo, los odontólogos especifican que por ejemplo, durante el primer trimestre de gestación, se suelen realizan únicamente tratamientos de urgencia, pues es el periodo cuando se forman las estructuras principales del feto, el corazón, el Sistema Nervioso Central o el Sistema Vascular.

Ya en el segundo trimestre, se pueden realizar los tratamientos dentales, necesarios. El odontólogo sólo usa fármacos anestésicos que no afectan al bebé.

Otra duda de las mujeres embarazadas, es si las radiografías dentales afectan al producto, pues son un instrumento de diagnóstico importante; la respuesta es que como no van dirigidas al vientre y la radiación es mínima, sí se pueden hacer durante el embarazo con un delantal de plomo que cubra el abdomen.

Algo que es importante es que no está recomendado el uso de óxido nitroso pues podría estimularse la musculatura uterina y favorecer abortos espontáneos.

Afortunadamente para resolver las dudas, nuestro dentista nos llevará de la mano por cada procedimiento o tratamiento que necesitemos, con el fin de proteger nuestra salud y la de nuestro bebé.

 

embarazo5

 

PARA TENER UNA DENTADURA SALUDABLE

Las mujeres embarazadas deben consultar al dentista para realizarse chequeos periódicos de manera regular –como antes de concebir– y tratar cualquier problema bucal de ser necesario, con la asesoría de su odontólogo.

Sus dientes y encías necesitan de atención especial, por ello deben cepillarse regularmente, utilizar hilo dental, comer saludablemente y evitar comida chatarra.

 

 

Por Dolores Vargas

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *