IPN: GARRAFONES DE AGUA EN LA CDMX PUEDEN TENER RESIDUOS FECALES Y BACTERIAS

Se realizó un estudio sobre el estado de los envases en los que se transporta el agua dentro de la Ciudad de México y aseguraron que no cumplen con normas mínimas de higiene.

Se realizó un estudio sobre el estado de los envases en los que se transporta el agua dentro de la Ciudad de México y aseguraron que no cumplen con normas mínimas de higiene.

El Instituto Politécnico Nacional (IPN) publicó un estudio en el que surgieron resultados alarmantes en relación a los garrafones de agua que circulan en la CDMX, pues estos pueden contener residuos fecales y otras tantas bacterias.

Dentro del estudio, señalaron que se encontraron residuos de materia fecal y bacterias que pueden afectar la salud humana, aunque a simple vista parecieran inofensivos, según lo mencionaron los especialistas.

Esto corresponde a las pocas medidas sanitarias con las que cuentan las embotelladoras que se encuentran dentro de la Ciudad de México, según lo mencionó Homero Martínez Salgado, quien es investigador dentro del Hospital Infantil de México, así como del Cornell University.

Asimismo, afirmó que dentro de dicha demarcación abundan alrededor de 2 mil embotelladoras que se encargan de llenar los garrafones, de los cuales el 50% de estos tienen partículas provenientes de residuos fecales, de acuerdo con la información que se plasmó en dicha investigación.

Se encontró que 30% fueron positivos a microbacterias no tuberculosas, 41% excede el máximo de bacterias aeróbicas mesólas y 41.4% de las purificadoras analizadas no cumplió con los estándares sociales mexicanos establecidos

Estas partículas que se reportaron dentro de los garrafones pueden resultar un peligro para las personas, ya que se desarrollarían enfermedades graves y eso perjudicaría el sistema inmunológico de cada individuo.

En relación a esto, se mencionó que la comercialización de estos garrafones no cuenta con las normas suficientes y estrictas para que se lleven a cabo rutinas de higiene profunda, garantizando la calidad del líquido.

Es un problema grave porque se estima que alrededor de 50% del agua que se compra de rellenadoras tiene presencia de bacterias coliformes combinadas con materia fecal que, en medio de la epidemia de Covid-19, puede debilitar el sistema inmunológico o provocar diarreas

Es una creencia común entre las personas que el agua embotellada está libre de impurezas como iones inorgánicos, metales pesados, compuestos orgánicos y bacterias, que consideran más seguras que el agua del grifo

0 comentarios

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *